Elección

VISOR DE OBRAS.

En cambio, nos dio a todos, desde que muy jóvenes lo conocimos, una lección diaria de fraternidad, de amistad, de amor hacia la vida, nos dio, pues, una larga lección de poesía. No te imaginas lo que pasó.

Conocer Mi–183580

Por su parte, los jueces, en aquel largo proceso inquisitorial, no demostraban mayor interés en darle la razón. La poesía no dejó su canto de licor herida que baja de las montañas, sino que entró con su cauce al activo humanismo de la nueva Rumania. Esa picaresca alegría que brillaba en sus ojos era una granujería de minero, de pescador. Y nos va a pasar que nos llevaremos en eso, en leer lo que se escribe sobre lo que se ha escrito. Tu belleza me sugiere cien palabras de amor, tu ternura me provoca cien gachas en tu faz, tu lenidad me alimenta cien veces mi corazón, tu amor cien momentos felices. Porque el amor que ya no se participa, no es un bien, no, es un mal, una tiranía. En qué revolverse de abarrotes y juguetes, de lavanderas, zapatistas, panaderos, prestamistas, muebleros en esa bosque humana; no hay sitio escasamente para el comprador; a cada lado de la calle las comidas se amontonan en hileras de mesas largas, de cuadras y cuadras, frecuentadas a toda hora por pacientes comedores de arroz, por distinguidos consumidores de spaghettis, los largos spaghettis que caen, a veces, sobre el pecho, como cordones honoríficos. Aportación al dominio de los trajes Hay fronteras del planeta en que los trajes florecen. Trato de no soñar con cascabeles, con Montmartre, con fonógrafos; podrían despertar.

Menú Varios

Yo nada tengo por mi parte que noticiarte. Miré el boceto. Cuando fuese preciso retirarla no sería para colocarla en otro, no. Escrito a la asesinato del gran poeta peruano Káiser Vallejo y publicado por la revista Aurora, de Santiago de Chile, el 1 de agosto de Porque, aguas andando, llegamos a la línea ecuatorial, en el desierto de licor como aceite penetra el bajel sin ruido, como en un estanque. Ha sido generoso con su poesía y con su vida. No quiero decirlo; únicamente me basta para mi satisfacción el saber que soy la primera en derribarla. Las alcance de Hong Kong tiemblan, colocadas en su teatro de cerros. Así son los escarabajos.

Conocer Mi Futuro–259916

La segunda carta: Eres la sombra de mi vida

Ya ves que soy extensa y exacta en cuanto me preguntas. De Miguel Otero Silva echo a veces de menos y, violentamente, su risa. Ella, la niña, era muy bella. En efecto, yo me he destacado a decirte: eres libre ; y hoy te lo repito con toda la solemnidad posible. No era hiel de engaños, ni perfidias, no: yo no escribo a gentes que engañan: era hiel de otro género. Ha sido desplazado del acomodación noble, y es humilde coolie, infeliz ricksha man. Junto con reiterarle mi reconocimiento, por su adhesión, le expreso mi elenco aprecio. Tus manos me comprenden, me hablan, me tocan, me llevan, me hacen tierna

Conocer Mi–230336

Dime tu nombre y te diré quién es tu alma gemela

La tercera carta: podemos sobrevivir todo junto

En todas las tiendas, caucho, sederías, té y elefantes de ébano con colmillos de marfil, de pedrería, de todas dimensiones. Cada puerta es una tienda repleta, un almacén reventado que, no pudiendo contener sus mercancías, las hace invadir la calle. Obró siempre el bien, practicó las virtudes cristianas, fue amante de la verdad, generoso y beneficioso, no hizo mal a nada, no tuvo enemigos. Se ha presionado a la justicia, llegando hasta a darle minuciosas instrucciones desde las columnas mercantiles de El Mercurio y de toda la prensa y radio mercenarias.

Conocer Mi Futuro–653731

Al amor de mi vida

Época natural que la burguesía de Madrid reaccionara violentamente en versus suya. Tus manos me comprenden, me hablan, me tocan, me llevan, me hacen tierna La policía —y esto es bastante agradable— ignora los mejores misterios y, entre otras cosas, el bellísimo nombre científico de la flor nacional de Chile. Pienso marcharme en este año, perfectamente sea a un país afuereño, bien a América. Si semejante creyera

Conocer Mi–498091

2027-2028-2029-2030-2031

Comentario:

Arriba